James Franco (The Disaster Artist): "Es muy satisfactorio poder hacer los proyectos que me interesan"

Cargando el vídeo....
Actualizado 29/12/2017 16:26:51 CET

LOS ÁNGELES, 29 Dic. (CulturaOcio - Raquel Laguna) -

James Franco dirige y protagoniza The Disaster Artist, un homenaje al artista Tommy Wiseau. La película, que se alzó con la Concha de Oro en el 65 Festival de San Sebastián, llega a los cines de España este viernes 29 de diciembre.

James y su hermano Dave concedieron una entrevista a CulturaOcio.com en Los Ángeles. El cineasta asegura que es una gran satisfacción poder dirigir los proyectos que verdaderamente le interesan. "Este es uno de esos proyectos. Leí el libro en cuanto se publicó y enseguida supe que sería una película que quería contar", explica James.

Para Dave, trabajar con su hermano ha sido un placer y afirma que James es un gran colaborador en el set de rodaje. "Tommy Wiseau era un dictador en el set de The Room, pero mi hermano es lo opuesto. Valora la opinión de todo el mundo", afirma el joven.

James Franco no olvida sus inicios en el mundo del séptimo arte. "Recuerdo tener esa actitud de soñador cuando estaba en clase de interpretación. Pero nunca pensé que estaría hoy aquí con mi hermano, con una película de la que estoy tan orgulloso y ha tenido tal acogida", reconoce el actor.

PASIÓN POR EL CINE

Con The Disaster Artist, el director James Franco (El último deseo, Child of God) transforma la tragicómica historia verídica del aspirante a cineasta e infame intruso de Hollywood Tommy Wiseau, un artista cuya pasión era tan sincera como cuestionables sus métodos, en una celebración de la amistad, la expresión artística y los sueños perseguidos a despecho de toda suerte de adversidades insuperables.

The Disaster Artist es la adaptación del libro de Greg Sestero, que habla sobre la producción de una de las consideradas peores películas de la historia, The Room, dirigida en el 2003 por Tommy Wiseau. La cinta es un hilarante y bienvenido recordatorio de que hay más de una manera de convertirse en leyenda, y de que no hay límite a lo que se puede conseguir cuando no se tiene ni remota idea de lo que se está haciendo.