Guardianes de la Galaxia 2: 6 detalles del final que son clave para el futuro de Marvel y su Infinity War

Guardians of the Galaxy
MARVEL
Actualizado 06/05/2017 11:49:06 CET

MADRID, 6 May. (CulturaOcio) -

Con el estreno de Guardianes de la Galaxia vol. 2 y el desembarco en noviembre de Thor: Ragnarok, la Fase 3 de Marvel toma una nueva dimensión en la que la trama cósmica gana peso de cara al futuro enfrentamiento con Thanos en Vengadores: Infinity War y en su secuela.

((ATENCIÓN: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS))

Y, aunque ninguna de sus líneas argumentales principales tenga mucho que ver con Thanos y sus Gemas del Infinito, la cinta dirigida por James Gunn si ofrece, especialmente en su último tramo, algunas pistas de lo que espera a los fans en esta nueva era en el MCU.

Y es que, además de ver cómo Peter Quill se queda ya totalmente huérfano al perder a su padre cósmico-biológico (Ego) ni adoptivo (Yondu) y de atisbar que la familia de los Guardianes pasa a contar con dos nuevos miembros, Mantis y Kraglin, el tramo final de la secuela deja otros detalles ciertamente interesantes en los que merece la pena detenerse.

STAR-LORD Y SUS... ¿PODERES?

A pesar de que los propios protagonistas de Guardianes de la Galaxia han asegurado que su papel en Infinity War será secundario... su experiencia en derrotar amenazas espaciales se antoja clave en la batalla que les espera a Vengadores y cía en el clímax de la Fase 3.

Especialmente en el caso de Peter Quill. El final de la primera entrega, cuando se convirtió en el primer humano capaz de soportar la energía de una de las gemas del infinito para derrotar a Ronan el Acusador, ya reveló que Star-Lord era mucho más que un caradura espacial. Ahora, en Guardianes de la Galaxia 2, ya sabemos que es hijo de un Celestial, Ego, y en un momento del filme llega incluso a desarrollar poderes muy parecidos a los de su padre.

Aunque la muerte de su progenitor supusiera, en principio, el fin de estos poderes los dos contactos que Star-Lord ha mantenido con tales fuentes de poder, un celestial y la Gema del Infinito contenida en el Orbe (Gema del Poder), aventuran que Quill puede ser clave en la gran guerra que está por venir. Además, la genética juega ahora a su favor...

NEBULA, A POR THANOS

Además de la trama partenofilial entre Peter Quill y Ego, en Guardianes 2 también hay espacio para que Nébula y Gamora avancen en su azarosa y hostil relación fraternal. La letal asesina azulada se reconcilia con su hermana adoptiva al final de la película, pero se niega a unirse a los Guardianes.

Nébula busca venganza por una infancia perdida y parte tras Thanos, su padre adoptivo, para hacerle pagar por las torturas a las que la sometió durante su niñez. El agresivo método de aprendizaje del titán loco incluía, entre otros mecanismos de motivación, sustituir partes de su cuerpo por prótesis mecánicas como castigo por sus derrotas. ¿Será ella la que llevará a los Guardianes hasta Thanos y les implicará en la Infinity War? ¿O incluso, como ocurre en los cómics, se convertirá en una pieza clave para derrotar al enemigo común?

LOS GUARDIANES ORIGINALES

Una de las cinco, sí cinco, escenas postcréditos que incluye la joya de James Gunn puede abrir la puerta a nueva macro-trama cósmica en el universo Marvel. Pero comencemos desde el principio. Durante el primer tramo de la película, hace su primera y breve aparición Sylvester Stallone, que interpreta a Stakar Ogord, un reputado y veterano miembro de los saqueadores que desprecia a Yondu tras su laxa actitud en la primera película.

Después, durante los créditos finales, los viejos compañeros de Yondu Udonta se reúnen para rendir homenaje al caído. Un superequipo de Expedables espaciales, muchos de ellos miembros fundadores de Guardianes de la Galaxia, en el que junto a Stakar Ogord también conocido como Starhawk (Halcón Estelar), aparecen Aleta Ogord, la hermana adoptiva de Stakar interpretada por Michelle Yeoh; Charlie-27 encarnado por el colosal Ving Rhames; Mainframe, la versión cósmica de Visión con voz de Miley Cyrus; Martinex; y el hechicero rojo conocido como Krugarr.

¿PREPARADOS PARA ADAM WARLOCK?

Las secuencias extra de Guardianes 2 dejan más perlas. Puede que la mas prometedora llegue cortesía de Ayesha, la mandamás de los remilgados y dorados Soberanos que no va cejar en su empeño hasta conseguir que Rocket, Gamora, Drax y compañía paguen con creces la humillación a la que sometieron a su pueblo.

Y para consumar su venganza está preparando algo que promete poner patas arriba el universo cinematográfico Marvel: Adam. Sí, Adam Warlock. Un personaje que cambiará su origen en los cómics, donde tanto él como Ayesha son creación de el Enclave, un grupo de científicos que buscan dar con la fórmula de la perfección humana.

Aunque es de esperar que también en la gran pantalla -presuntamente en Guardianes de la Galaxia 3 que se estrenará después de Infinity War- se revele contra sus creadores, rompa sus grilletes y... No hay que olvidar que se trata de un personaje clave en la trama de Guantelete del Infinito, la serie de cómics que se dice, se comenta, se rumorea, será la que marque la historia de Vengadores 4.

LOS VIGILANTES EXISTEN

Efectivamente. La secuela de Guardianes de la Galaxia ha servido, además de para pasar más de dos horas de desparrame espacial, para confirmar que en universo cinematográfico de Marvel también existen los Vigilantes. Y, lo que es todavía más memorable, para revelar que Stan Lee es uno de ellos.

Pero más allá de la conmoción en la Fuerza Marvelita que supone saber ya que el todopoderoso Lee interpreta a un único personaje en todos sus cameos en series y películas de personajes Marvel -todo apunta que encarna a Uata, el Vigilante asignado a la Tierra y su sistema solar... aunque podría ser un simple terrícola 'colaborador'-, lo cierto es que la gran noticia es la presencia de esta raza. Los Vigilantes son unos seres muy poderosos y ancestrales que se limitan a observar -presuntamente- sin intervenir en todos los asuntos trascendentales del universo.

LA PROGRESIÓN DE GROOT

Y para terminar... la gran estrella. Baby Groot es una de las grandes atracciones de Guardianes de la Galaxia vol. 2, explotada con reincidente astucia por James Gunn. Pero otra de las secuencias postcréditos presenta a Groot ya crecidito, como un adolescente en plena edad del pavo.

El arbóreo personaje crece muy rápido y la gran pregunta ahora es... ¿cuál es (literalmente) su techo? Y es que, si bien es cierto que Baby Groot es un auténtico filón en lo que a merchandising se refiere, no es menos cierto que un Groot plenamente desarrollado será mucho más útil en la guerra con Thanos. Vin Diesel, el actor que repite hasta la saciedad "I'm Groot" ya avisó: Todavía no hemos visto al gran Groot.