Daniel Monzón: "Yucatán es una burbuja de entretenimiento"

Cargando el vídeo....

Actualizado 31/08/2018 12:34:51 CET

MADRID, 31 Ago. (CulturaOcio) -

Conocido por títulos como Celda 211 y El niño, Daniel Monzón deja de lado la acción y el drama para centrarse en la comedia. Lo hace con Yucatán, una 'boat movie' con aires de clásico que combina "aventura, thriller, musical, melodrama y comedia romántica", lo que la convierte en una "burbuja de entretenimiento", tal como asegura el cineasta en una entrevista a CulturaOcio con motivo del estreno del filme este viernes 31 de agosto.

"Me apetecía mucho hacer una comedia, y más después de las películas que había hecho últimamente" reconoce el director de Palma. "Pero una comedia canalla", matiza para después hablar del protagonista que ya tenía en mente incluso antes de imaginar el proyecto. "A Tosar lo conozco desde hace mucho y siempre le decía: '¿por qué no haces una comedia, Luis? ¡Eres muy divertido!' Así que me dije: '¿y por qué no la hago yo?'".

El actor gallego interpreta a Lucas, un estafador profesional que viaja a bordo de un crucero en busca de su próxima víctima. Se trata de Antonio (Joan Pera), un panadero que acaba de ganar el Euromillón y que ha decidido viajar con sus hijas y sus estridentes maridos a Yucatán para revivir los años más felices de su infancia.

Ya en alta mar, Lucas se reencuentra con Clayderman (Rodrigo de la Serna), el pianista del barco y un viejo amigo de quien lo separó el amor por la misma mujer: Verónica (Stephanie Cayo), quien todavía se debate entre ambos pretendientes y, sobre todo, entre el bien y el mal. Todos lucharán por el dinero en esta "fábula moral sobre la codicia", define el director.

UN MICROCOSMOS EN MEDIO DEL OCÉANO

"Yo nunca había montado en un crucero pero, cuando nos embarcamos el productor Javier Ugarte, mi coguionista Jorge Guerrica y yo, vimos un mundo 'felliniano'", asegura Monzón sobre el proceso de producción que les llevó a acertar con esta localización flotante. "Dentro había una conjunción de seres que sería imposible en tierra, pero sí en ese microcosmos que se mueve por el mundo".

"Ancianos que bailan boleros, parejas, solteros que encuentran el amor durante el viaje, chavales celebrando el fin de curso, diferentes espacios, colores, nacionalidades y estratos sociales. Todo junto era terreno abonado para la comedia", confiesa Monzón, que después decidió meter la historia (basada en hechos reales) de ese panadero millonario por sorpresa.

Otro de los grandes atractivos de esta cinta son sus localizaciones en tierra firme. Escenarios tan exóticos como Recife (Brasil), México o Casablanca dan pie a situaciones a cada cual más divertida y rocambolesca. "Igual que el barco es una burbuja de entretenimiento que invita a los viajeros a olvidarse de la realidad, la película invita al espectador a dejar atrás los problemas el tiempo que esté en la sala".

"LA COMEDIA TE PERMITE HABLAR DEL SER HUMANO"

Ganador de los Goya a Mejor director y mejor guion adaptado por Celda 211 en el año 2010, Monzón asegura que la temporada de premios no le quita el sueño... aunque si cae alguno, será bien recibido. "El gran premio de la comedia es sentir que la gente en una sala realmente disfruta", apunta el balear.

"La comedia es uno de los mejores géneros que hay, ya que te permite hablar de cosas del ser humano", expresa Monzón para poner en valor un género que llevaba tiempo persiguiendo. "Es la mejor forma de ser incisivo y de meter el dedo en la llaga" confirma tras la experiencia.

Monzón remarca que Yucatán es mucho más que una comedia al uso. Y lo es, en parte, gracias al reparto. "Es una película clásica, de personajes. El trabajo de muchos de los actores es más que recompensable, el del equipo técnico... Es una gran película y yo estoy orgullosísimo de ella", remata el capitán del barco.

Contador