Un cine de Australia proyecta el terrorífico tráiler de Hereditary antes del filme infantil Peter Rabbit

Peter Rabbit y Hereditary
SONY PICTURES/ A24
Actualizado 29/04/2018 11:00:18 CET

MADRID, 29 Abr. (CulturaOcio) -

Los jóvenes espectadores de un cine de Australia se llevaron un buen susto esta semana. Todo sucedió el pasado miércoles, cuando decenas de espectadores, en su mayoría menores acompañados de sus padres, acudieron a una sala en la localidad de Perth (al norte del país) con la intención de disfrutar del filme infantil Peter Rabbit, lo último de Sony Pictures Animation.

Todo iba bien hasta que dieron comienzo los clásicos tráileres que preceden a cada proyección. Pero para sorpresa de padres e hijos, uno de los tráileres que se proyectó en este caso estaba muy lejos de ser adecuado para niños. El adelanto no era otro que el de la película de terror Hereditary, que llegará a España el 22 de junio.

De esta forma, la bonita experiencia de ir al cine para ver a Peter Rabbit se acabó convirtiendo, para este grupo de niños australianos, en una auténtica pesadilla. "Fue terrible", explicó un padre que acudió a la sala en declaraciones a Sydney Morning Herald. "Muy pronto se pudo ver que esta no era una película para niños. Los padres le gritaban al proyeccionista que la detuviese, cubriendo los ojos y los oídos de sus hijos".

El mismo testimonio añadió que "algunos de los padres salieron a buscar un miembro del personal pero muchos estaban abrumados y realmente no sabían qué hacer. Algunos padres huyeron del cine con sus hijos a cuestas", confesó este padre afectado por la delicada y tormentosa situación.

El tráiler mostraba, entre otras imágenes violentas y no aptas para menores, tijeras apretadas contra el cuello de una paloma muerta, un cadáver dentro de un ataúd, un niño que golpeaba su cabeza contra un escritorio o un hombre en llamas.

Los encargados del cine terminaron apagando la pantalla tras unos minutos que se hicieron eternos. Más tarde, ofrecieron a cada espectador un pase gratuito para la película que habían ido a ver, Peter Rabbit, como muestra de sus disculpas. Un portavoz de Event Hospitality & Entertainment Limited, empresa encargada de los cines, explicó al Sydney Morning Herald que estaban al tanto del problema y que se está "investigando internamente para garantizar que situaciones como esta no vuelvan a ocurrir".